domingo, 27 de julio de 2008

Alter Mundi - VII. Santa Lucía


Anguilla, Adina,
Antigua, Cannelles,
Andreuille, all the l's,
Voyelles, of the liquid Antilles
Con las palabras de uno de los premio Nobel nacidos en su tierra, el escritor Derek Walcott, empezamos este relato de Santa Lucía, la isla y nación caribeña.

Tierra antillana que ha bebido de dos culturas colonizadoras europeas y una fuerte tradición negra (por inmigración y por los esclavos africanos), en los siglos XVI y XVII ha alternado unas 14 veces entre el dominio inglés y francés. Así queda reflejado en los nombres de las ciudades, de los accidentes geográficos, de las construcciones.

El idioma oficial es el inglés, quizás porque en 1814 fue finalmente dominio inglés y del Reino Unido obtuvo su independencia en 1979, pero también se hablan el kweyol y algunas lenguas criollas derivadas del francés en gran medida. De hecho, es común escuchar los servicios de noticias y los discursos políticos en ese idioma, el cual comparte con la isla de Dominica.

Para completar este cuadro cultural hay que agregar que el noventa por ciento de la población es de religión católica. Y un dato curioso. De la joven nación han salido en la historia dos premios Nobel. El ya mencionado Walcott se suma al Nobel de economía de 1979, Arthur Lewis.

Santa Lucía es una isla volcánica. Su lugar más conocido son los montes Gros Piton y Petit Piton, volcanes de más de 700 metros de altura sobre el nivel del mar, que se encuentran hacia el sur de la isla (al fondo en la foto de esta entrada). Estos montes son los que inspiran el diseño de la bandera santalucense y en 2003 fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Hay otros montes y volcanes en la zona, lo que ha favorecido recientemente el comienzo de la explotación de energía geotérmica.

Como dije Caribe, ni falta hará que les hable de las playas. De economía solo tres palabras: plátanos, turismo y finanzas internacionales. Y aprovecho que el post quedó cortito para dejarles la letra del Himno Nacional (original en inglés en la Wikipedia), que puede ser la envidia de cualquier nación que se llame cristiana:
Hijos e hijas de Santa Lucía,

¡Amen la tierra que nos vio nacer!
Tierra de playas, montes y valles,
¡La isla más noble de toda la Tierra!
Dondequiera que tú andes,
¡Ama, oh ama tu isla hogar!

Han pasado ya los tiempos en que las naciones
peleaban por esta Helena de Occidente,
Han pasado ya los días en que el celo y la discordia
fustigó el trabajo y el descanso de sus hijos
Amanece al fin un día más brillante,
¡Se extiende ya un nuevo sendero!

¡Que el Señor bendiga nuestra isla!
¡Que guarde a sus hijos de daños y aflicciones!
¡Que nuestra gente viva unida,
fuerte en alma, pero también en los brazos!
¡Que la justicia, la verdad y caridad,
sean nuestros ideales para siempre!
Foto: msnbc

8 comentarios:

Fernando dijo...

Querido Juan Ignacio:

No tenía ni idea de que Santa Lucía fuera un país independiente. Pensaba que era una colonia, un dominio o cualquiera otra figura jurídica, de las que los británicos tienen por todos los mares del mundo. Espero que, ya que nos ganan en Nóbeles, no nos ganen también en medallas olímpicas en Pekín.

Espléndida la foto, y muy buena la idea de usar ambos picos en su bandera.

Me ha hecho gracia tu comentario de que el himno es un buen himno para un país cristiano. ¿Se puede decir lo mismo del argentino? Del español no, porque no tiene letra. Hace poco Zapatero montó un concurso para ponérsela. Salió una bien cursi, con mucha paz, mucha igualdad y mucha democracia. Por desgracia para su autor, era un señor en paro: les dio rabia que ganara, así que lo declararon desierto.

¿Qué fue de tu corresponsal? Era una buena figura retórica. Espero que no haya desaparecido para siempre, y que en futuros Altermundis vuelva a salir.

Y espero, en fin, que sigas trabajando en la continuación de tu post anterior, sobre los cantantes de izquierdas: es un tema bien interesante.

F.

Juan Ignacio dijo...

No, Fernando, del de Argentina tampoco se puede decir lo mismo. Aunque hay que quererlo, ¿no?

Fernando dijo...

Querido Juan Ignacio:

Por curiosidad, veo la entrada de vuestro himno en Wikipedia, y se me ponen los pelos de punta: "fieros tiranos", "pestífera hiel", "vil invasor", "tigres sedientos de sangre"... ¿Todo eso iba por los españoles? Menos mal que luego aclaran que en 1924 se limó todo esto.

Sí, siempre hay que querer al himno, a la bandera y a los demás símbolos.Ya haremos un post sobre ello, en el caso español.

No aclaraste si va a volver tu corresponsal o no.

F.

Natalio Ruiz dijo...

Es un verdadero problema el de querer a nuestro himno, me dejaste pensando.

La verdad es que lo quiero aunque no quiero quererlo, me aterra la idea de quererlo, no sé, demasiado confuso... habrá que pensarlo.

Muy lindo el post (como todos aquí).

Respetos.
Natalio

Fernando dijo...

Querido Juan Ignacio:

No sé si sigues celebrando San Ignacio o si ahora eres más de San Juan. En cualquier caso, ¡felicidades!

Juan Ignacio dijo...

Gracias Natalio y gracias Fernando. Como ando muy escaso de tiempo no he comentado nada de San Ignacio pero sigue siendo mi santo junto con los Juan.

Anónimo dijo...

HOLA A TODOS.... Realmente todo lo que se dice de St. Lucia es poco con la belleza maravillosa de esta isla.... Por cierto su slogan es: St. Lucia: Simple Beautiful!!! Tuve la oportunidad de vivir alli, primero en Vieux Fort y luego en Castries su capital y siempre estoy viajando hacia alla... Es encantadora, sus playas bellisimas, buena comida, la conocida Street Party en Gros Islet y su insuperable International Jazz Festival cada mes de mayo en Pigeon Island... Cada lugar de la isla guarda su misterio de antiguas luchas entre ingleses y franceses y la gesta de los esclavos hacia su libertad... Los invito a conocer esta isla. Y veran la emocion que se siente cuando desde el aire, vemos como nos reciben orgullosos, los famosos simbolos: Le Gros Piton y Le Petit Piton... Saludos

Juan Ignacio dijo...

Algún día iremos, si Dios quiere.
Gracias, Anónimo.